martes, 8 de marzo de 2011

Monotonía

Vuelvo a estar sentado en esta silla
mirandome los pies,
reflexionando sobre en que me he convertido.
                                                      Alas de
envidia me envuelven desnudo y minúsculas
púas metalicas surgen del odio que siento
dentro de mí.

Si consigo levantarme, prefiero arrastrarme
por el suelo contaminado y llorar úngidas
lágrimas de fuego que calienten mis roídas
manos.
                                              Y mientras
mi cuerpo se descompone, me pregunto
el porqué de mirar hacia el cielo si puedo
rozar la tierra mojada con la mejilla.

Y al fin, desfallezco, harto de sonrisas estúpidas,
para estar de nuevo en esta silla mirándome
los pies, reflexionando en que me he
convertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario