domingo, 20 de marzo de 2011

Todo vuelve hacia atrás.

Todo vuelve atrás. Mi vida, mis sueños...todo, absolutamente todo retrocede sobre sus pasos. Cada empujón que obligo a realizarme es derrumbado por otra fuerza inerte y pasiva que me devuelve el golpe. Me gustaría tener libre las manos y agarrar incesablemente el aire que asfixia mis pulmones y así, sin saber como ni cuando, correr de una vez por todas, en paz.
Continuamente sin razón alguna, el eterno círculo vuela sobre mi cabeza, una y otra vez, atrapandome con su red oculta bajo la instantánea felicidad.
Cree que soy estúpido, cree que no me doy cuenta de que todo es como lo presencié al principio, una angustia quebradiza que une mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario