jueves, 9 de junio de 2011

Historias

La historia de mi vida sigue en pié, pero mutilada.
Todo sigue igual pero algo ha cambiado,
En mí no volverá a surgir el hada
que en mi estómago extrañamente, había habitado.

Dulce terror el mío, cuando logro mirar atrás,
repasando con la mirada todo lo que pasó.
Con desprecio, íra y lágrimas arrastrarás,
Diosa con cara de luna, todo mi corazón.

Espeluznante momento, te desvaneces ante mí.
No me apeno, ubico mi sonrisa justo
en ese instante, que logras alejarte de aquí,
bebo con ansías de luto, cada gota de
una pequeña nube gris.

Puedo agarrar la vida, vivir cada momento,
puedo reír, jugar, sin emitir un lamento.
Pero bien sabes vida mía, que eso no es así,
ya me conoces, tierna esfinge,
que sin ti, no puedo vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario